viernes, 26 de julio de 2013

Lastimando el orgullo


Sus ojos me miran intensamente y algo me pica detrás de la cabeza. Necesito realmente una excusa para dejar las cosas como se encuentran ¿pero qué excusa será lo suficientemente interesante para sacarlo de mi cama a empujones?... ¡Ninguna!
  -¿Crees que soy un pervertido? -pregunta de una manera muy seria después de un largo silencio de su parte.
  -¿Acaso acabo de lastimar tu orgullo? -logro encararlo.
 -¿Acaso crees que conozco esa palabra? -dice de una manera burlona levantando su ceja izquierda.
  -Pues deberías -le digo en mi posición de indignada y salgo corriendo de mi habitación.

2 comentarios:

  1. Es parte de un libro que escribes o algo así? porque me encantaría leer más:)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pertenecía a algo así, pero la historia ya no me gusto y la borré del blog >.<

      Gracias por tu comentario.
      De momento solo escribo pequeñas historias.
      ¡Feliz sábado!

      Eliminar

El universo se expande con las palabras... Si gustas, deja unas por aquí. Yo realmente lo apreciaría. Gracias.

LO POPULAR

BAÚL