lunes, 3 de agosto de 2015

Tercer paso en reversa: El libro puede esperar... ¿NO?


#BonHwa 
18 de agosto, 10:20 p.m.
(DOS días antes de la supuesta fiesta)   
Mientras en mi calle hay chicos y chicas tratando de aprender difíciles coreografías de K-pop —que no discuto nada, todo tiene su nivel de complejidad, hasta abrocharse las agujetas—, yo disfruto flotar las páginas del libro que tengo ante mis ojos. Sé que esta historia ya me la leí en ebook, pero la extraña, al igual que fascinante sensación de tus dedos tocando el papel: no tiene comparación alguna.
Y las palabras para describir esta idea pueden seguir fluyendo; hay para rato, pero la idea no es esa.
Así que cuando oigo el tintineo de la campanilla de la tienda de mi abuela, sé que todo tiene una razón de ser. Ella viene como distraída, sin embargo yo no pierdo detalle de su belleza. 

Ella, la extranjera —nunca antes había visto a una tan de cerca, pues el pueblo no es que digamos punto de referencia al turismo masivo; este conserva sus tradiciones, y con eso digo todo—, una humana exótica que ha tenido que venir a mi tienda de conveniencia, justamente cuando no me bañé hoy.
Ottoke?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

El universo se expande con las palabras... Si gustas, deja unas por aquí. Yo realmente lo apreciaría. Gracias.

LO POPULAR

BAÚL