martes, 9 de febrero de 2016

El despertar [IV] y La mentira [V]

#Marina


Cincuenta y tres, cincuenta y cuatro, cincuenta y... Yaaaa (trato de exhalar).

El hombre tiene ya quince minutos recargando su cabeza en mi pies. Debo de hacer algún movimiento, y rápido.

Ahora he decidido comenzar a examinarlo, lento pero eficazmente. Su barbilla es cuadrada, pero al tenerla dividida, lo hace menos temeroso (en apariencia). Sus cejas son tan oscuras y pobladas, que pensarías que algún animal descansa en su frente. Su cabello es un enjambre de retorcidos hilos negros, y si fuera un poco atrevida... ya hubiera intentado comprobar en que grado de sedocidad se encuentran. Sin embargo a tal desconocido, mejor evitarle el contacto. Aunque él mismo haya roto el código de cercanía.

¿Y qué pasa ahora?

El sujeto en cuestión ha despertado. El momento de correr al baño era más que propicio, pero hubo algo en su m i r a d a que me impidió continuar.


















a.k.a. Una forma de pasar desapercibido sin haber pagado un boleto.



#Ernesto



Dormir —o parecer— es difícil, bastante difícil.

Yo ya contaba con que la mentira saldría a la luz, eso ni dejarlo pasar. Sin embargo...

Esta chica se ve capaz de echarme a patadas tan pronto y se lo cuente.

¿Se apiadará de mi situación?




Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

El universo se expande con las palabras... Si gustas, deja unas por aquí. Yo realmente lo apreciaría. Gracias.

LO POPULAR

BAÚL