lunes, 21 de marzo de 2016

¡Siguiente parada, por favor! [IX]

#Marina



Los baños son incómodos; ni siquiera permiten que mis piernas se estiren bien. 


¡Oh, vamos! 

Eso lo que menos importa en estas circunstancias, aunque debo procurar hacer unas llamadas a dichos constructores de baños minúsculos. 

¡TAMBIÉN EXISTE GENTE CON PIERNAS LARGAS, DÉJENME AVISARLES!




Cuando al fin termino mis necesidades fisiológicas tan postergadas, me percato de cuánta tranquilidad se respira en los pasillos.

Por que ahora lo sé. El verdadero peligro reside en mi cabina. En ese tan reducido espacio, un poco más grande que el baño, se aloja un temible hombre. 

Así que lo que menos quiero es regresar a ese pedazo de cuatro paredes con un desconocido, que aparte de todo, viene de contrabando. Pero ya no podía aguantar más tiempo, mi vejiga iba a explotar, y lo último que quería tener registrado en mi mente, antes de mi muerte o lo que fuera a hacerme ese sujeto, era estar toda orinada encima.

¡Claro qué no! 




La próxima parada es en media hora, si mis cálculos son precisos. Por eso y por mis necesidades, tenía que salir de esa cabina, aunque fuera la último que hiciera.

Ahora solo resta esperar. Ya han pasado quince minutos, ojala él espere lo peor de mí. No soy su cómplice, ni pienso serlo.

Entonces...

¿Por qué esto me hace sentirme un poco culpable?






Continuara...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

El universo se expande con las palabras... Si gustas, deja unas por aquí. Yo realmente lo apreciaría. Gracias.

LO POPULAR

BAÚL