lunes, 25 de abril de 2016

Ni tú ni yo [XIV]

#Marina
tres minutos antes...


—Necesito que espere aquí. Volveré pronto. —Comencé a decir, en mi interior quería mentir despiadadamente, darle vuelta al problema y salir sin chistar del tren. Pero luego lo recordé. 

Ese problemita que acarreaba desde cuarto de primaria.

—No lo creo. Voy con usted.—Dijo firmemente el que recolecta los boletos.

---

De una forma extraña, imaginé que aquel sujeto no se quedaría quieto, y de varias ideas dispersas, lograría encontrar una manera de vencerme. 

Y no me equivocaba cuando intenté abrir la puerta. 

Ese maldito hombre había puesto el seguro. Así que ahora la cerradura se encontraba trabada y el señor de los boletos no iba a esperar a que reaccionara.

Mi cara de shock fue la cereza del pastel.

Mis facciones se habían vuelto locas; tiezas como una roca, los músculos tensos y la mano alrededor de la cerradura, firme como ninguna.

Cuando no quería volverme sospechosa de algo, mi cuerpo lo delataba. 

Brillante.







Así que por unos cuantos instantes, ni tú ni yo íbamos a ser descubiertos. Y en mi pensamiento se quedó reflejada la imagen de aquel sujeto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

El universo se expande con las palabras... Si gustas, deja unas por aquí. Yo realmente lo apreciaría. Gracias.

LO POPULAR

BAÚL