miércoles, 15 de junio de 2016

El momento de esperanza nunca se pierde del todo [XX]

#Marina
Dos minutos antes...



Los vagones se detienen y una campana anuncia nuestra llegada a la primera estación.

Revuelvo insistentemente mi bolso siguiendo la búsqueda del boleto que me considera una pasajera más. Abro y cierro pequeñas bolsas que se encuentran cosidas tanto en los costados como en el interior de la misma; mis resultados son nulos. La desesperación del señor que recoge los boletos ha llegado a su límite, pues no duda en tronarse los dedos para demostrarlo.

Y cuando estoy por perder la esperanza y las respuestas para disimular mi problema escasean, finalmente encuentro mi boleto dentro del libro que leía en la estación anterior esperando mi dichoso tren, mucho antes de saber que un sujeto no tenía uno y pediría ayuda en consecuencia.

Considérate extinto, querido polizón.


Continuara...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El universo se expande con las palabras... Si gustas, deja unas por aquí. Yo realmente lo apreciaría. Gracias.

LO POPULAR

BAÚL