miércoles, 19 de octubre de 2016

Una razón más para odiar a Matteo II [XXV]

#Ernesto
Cinco horas antes...


El sonido tan particular de mi ringtone comenzó a repiquetear por toda la habitación, aún debajo de todas las sábanas de la cama. El cansancio de haber tenido que duplicar el turno de trabajo no me dejaba mover ni un músculo para buscarlo, sobre todo porque era un domingo por la mañana tan frío, que un simple movimiento hacia que un minúscula parte de aire gélido se colara hasta sentirse donde no debía.

Harto del irritante sonido, decidí sacar la mano izquierda de mi cómodo bulto de sábanas y comencé la búsqueda de mi celular. Cuando al final di con él, me odié a mi mismo de responder la llamada sin primero verificar el número.

¿Hubiera sido más sencillo o de todas formas hubiera contestado?

Esa es la cuestión, Matteo es mi hermano y por consiguiente, cualquier llamada suya implica dos cuestiones tan peligrosas como ciertas: o ha sucedido algo malo o todo lo contrario. Y de adivino no tengo ni la pinta, así que mi deber como hermano mayor siempre es responder el llamado.

— Necesito tu ayuda —dice entre sollozos una voz del otro lado de la línea, a la que apenas y reconocí como mi hermano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El universo se expande con las palabras... Si gustas, deja unas por aquí. Yo realmente lo apreciaría. Gracias.

LO POPULAR

BAÚL